Fundación Manuel Jorge

 

Las primeras pinturas

Nada más licenciarse, Manuel Jorge volvió a Chantada para practicar la pintura de forma autodidacta. Un año después, en 1960, vivió y pintó en Menorca. Realizó entonces unos trabajos que le valieron la organización de una exposición suya en 1961 en la Galería Biosca de Madrid, dirigida en aquel entonces por Juana Mordó. El mismo año obtuvo otra muestra en la Galería Syra de Barcelona y una más -colectiva en este caso- en la Sala de Arte del Hostal de los Reyes Católicos de Santiago de Compostela. En el transcurso del año 1961 se trasladó a Cadaqués (Girona, Catalunya) donde conoció a la pintora finlandesa, Christina Snellman, quien pronto se convirtió en su esposa. Un año más tarde, Manuel Jorge volvió a su Chantada natal donde siguió cultivando su pasión por la pintura.

En su estudio de Menorca,1960. Foto:Pablo del Amo.
Desarrollado por Mima, disseny i nova media